Diseñada por Steven Holl Architects, ya comenzó la construcción de la Hunters Point Community Library (Queens, Nueva York), una nueva biblioteca de 6.705 metros cuadrados (22.000 pies cuadrados) que apunta a proporcionar un espacio público comunitario y un parque al borde costero de Long Island City, actualmente en un constante proceso de privatización.

Según los arquitectos: la estructura de concreto (hormigón) del edificio queda expuesta y el acero pintado, entregándolo al exterior un sutil brillo. El cubo se talla de acuerdo al circuito de circulación en el interior de la biblioteca. Cortes acristalados en la fachada garantizan a los usuarios vistas hacia la ciudad a medida que avanzan a través de una serie de escaleras de estantería flanqueado. La vista principal de Manhattan, perpendicular al movimiento interno de la biblioteca, ofrece a los visitantes una experiencia dramática.

La separación del programa en tres áreas (infantil, adolescente y adulta) puede ser leída en los cortes esculturales de la fachada este del edifico, esto es, una fachada abierta para cada área, aunque las divisiones programáticas son fluidas. Mientras la planta es compacta, el corte/sección de la nueva librería es abierta y permite un diseño eficiente energéticamente y con una amplia cantidad de áreas verdes públicas en el predio.

Por el lado de entrada del este, la biblioteca se enfrenta a un jardín de lectura bordeado por un pabellón con un bosque de árboles de ginko.

De noche, la presencia brillante de la nueva biblioteca junto al borde costero se une a la señalética de Pepsi y el de «Long Island».

La biblioteca estará completa en 2017.