El vocero del Episcopado le respondió esta tarde al jefe de Gabinete, que había reclamado una manifestación de la Iglesia argentina sobre los fondos buitre.

«El 24 de junio, inmediatamente después del fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos, mediante una declaración titulada ‘Reflexión ante la situación creada por la deuda externa’, la Comisión Ejecutiva expresó su preocupación por las consecuencias del pago a los fondos buitres», recordó Jorge Oesterheld.

En aquel documento, la Iglesia había citado al Papa Francisco y subrayado que «la especulación financiera debilita las relaciones, posterga el desarrollo de los pueblos y compromete la equidad del orden internacional».

El cruce de declaraciones comenzó a propósito de lo manifestado ayer por Oesterheld, en el inicio de tres días de delberaciones de la Conferencia Episcopal Argentina. El vocero había dicho que los obispos estaban «preocupados» por «la inestabilidad laboral creciente que se manifiesta en despidos, suspensiones y cierres de fábricas».

Recordemos que esta mañana, en su conferencia de prensa, Jorge Capitanich descalificó las palabras de Oesterheld a la espera del final del encuentro eclesiástico porque «las palabras de un vocero no son un documento». Y pidió que la mirada de los obispos se centre en la batalla con los holdouts. «Supongo que la Conferencia Episcopal Argentina tratará de un modo detallado el impacto que tiene la acción de grupos minúsculos, de especuladores a nivel internacional denominados fondos buitre, respecto a los niveles de afectación de la condición soberana de un país y a las implicancias que esto tiene a nivel mundial y nacional», dijo.