La depresión es una de las formas más comunes de enfermedad mental, y afecta a más de 350 millones de personas en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como la causa principal de incapacidad a nivel global. Sus causas nunca son las mismas y  no estan del todo definidas. No hay un acuerdo homogeneo sobre cuál es su correcto tratamiento y si hay alguna raíz en común que origina la enfermedad en las personas.

Pero un nuevo estudio del Centro Nacional de Estadísticas de los Estados Unidos vuelve a confirmar lo que otros estudios ya han dicho: la obesidad y la depresión, en una gran cantidad de casos, se dan en conjunto.
Se relevó a 5.000 estadounidenses que indicaban sufrir depresión y se encontró que el 43%  eran al mismo tiempo obesas. De los cuales el 55% afirmó tomar anti-depresivos. También se encontró que es más común la relación entre ambos factores en mujeres que en hombres.

Al margen de los resultados, aun los científicos no encuentran los motivos de la estrecha relación. «Solamente estamos describiendo la relación, pero no tenemos todavía ningún dato que nos permita responder al por qué» declaró Laura Pratt, autora del estudio.

«Tanto la depresión como la obesidad tienen un impacto en muchos aspectos de la vida: la obesidad puede provocar autoestima baja, aislamiento social y problemas de salud estresantes. Todas estas cosas pueden provocar una depresión. La depresión, por su parte, puede llevar a algunos pacientes a darse atracones de comida y volverse obesos», explicó Tony Tang, otro de los investigadores.

El estudio concluye con lo obvio: la recomendación de seguir una dieta saludable y ejercicio.

De la mano a esto, otro estudio realizado en Reino Unido estudió la relación entre el ejercicio y la depresión. Concluyeron en que la realización de actividades físicas ayuda a combatirla.
«Asumiendo que la asociación es causal, la actividad física en los ratos libres tiene un efecto de protección contra la depresión», dijo Snehal Pinto Pereira del Instituto de Salud Infantil del University College de Londres, que encabezó el estudio.