El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, avisó al Congreso de su intención de retirar a Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo, en la que ese país permanece desde 1982 y que supone la imposición de sanciones por parte de Washington.

Inmediatamente después de divulgado este anuncio, el Centro para la Democracia en las Américas (CDA) aplaudió la decisión del presidente Obama.

“Sacar a Cuba de la lista elimina un gran obstáculo para las metas de política exterior y, también, una afrenta a la dignidad de la Isla”, dijo Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas.

“Ahora será más fácil a la economía de la isla normalizar el servicio bancario en EEUU para las operaciones consulares de Cuba, que podrían ser reanudadas, y para los bancos y las empresas globales, hacer negocios con Cuba. Esto también debería ayudar a mejorar las relaciones de Estados Unidos con el hemisferio occidental después de la histórica VII Cumbre de las Américas, así que aplaudo la decisión del Presidente.”