La nueva sede de STGM se encuentra en la ciudad de Beauport, Quebec, junto al eco-barrio Estimauville. Es una estructura de dos pisos de 1.000 m2 que pone el foco en la innovación ecológica arquitectónica. El edificio logra ofrecer un excepcional nivel de confort a sus ocupantes a través de la integración consciente de una orientación longitudinal, orientación solar, una estructura de madera clara, materiales cuidadosamente seleccionados y sistemas eficientes, produciendo una huella de carbono baja.

Revestimiento de hormigón de alto rendimiento combinado con Cedar Oriental crea la impresión sencilla y dinámica a la vez, con especial atención en la relación entre los llenos y vacíos que dan al edificio un aire de elegancia que contrasta con el tiempo y la moda. Desde los primeros bocetos, los diseñadores trataron de alcanzar un alto nivel de sostenibilidad- un principio que está en el centro de las prioridades de la empresa, utilizando la creatividad para implementar las estrategias necesarias para alcanzar el nivel Platinum LEED-NC. Con este objetivo en mente, la comodidad, la sencillez y la coherencia fueron seleccionados como los principios de diseño.

Las nuevas oficinas de STGM comprenden dos grandes talleres abiertos, oficinas cerradas, salas de conferencias y de reuniones interiores y al aire libre y áreas de descanso. La forma longitudinal, desarrollada de norte a sur, es sobria y contemporánea. El edificio integra innovación con una serie de características ecológicas en vista de alcanzar el más alto nivel de certificación de edificios sostenibles.

Se incluyó un número de características para reducir el consumo de agua potable. A través de la gestión eficiente del agua, la construcción disminuye las necesidades energéticas de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Las estrategias utilizadas como medio para reducir el consumo de agua potable se hicieron a través de la utilización de accesorios ahorradores de agua como grifos y duchas de bajo flujo, y el uso de agua de lluvia para descargar los baños.

Se buscó una ambiciosa reducción en el consumo de energía de más del 60% en comparación con el edificio de referencia a través de un diseño aerotérmico innovador y la recuperación de calor interno del edificio para reducir la demanda en las redes de distribución. Una pared solar también se erigió en la fachada sur-oeste del edificio para precalentar el aire fresco. Varias estrategias de control como adaptación de la iluminación, calefacción y refrigeración se adaptan a las necesidades a tiempo real.

Los diseñadores del proyecto también se centraron en el uso y manejo de materiales y recursos. Firma ecológica del edificio, por ejemplo, es aparente en el interior con el uso de la madera rescatada de las casas antiguas de la zona. Muebles de oficinas viejos de la compañía fueron recuperados e integrados en el nuevo proyecto, sin compuestos orgánicos volátiles (COV) y procedencia regional (aprovisionamiento local) se priorizaron en todo el proceso.