La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo del fiscal Carlos Gonella denunció en Junio pasado la situación.

Todo comenzó ante las declaraciones de vecinos del predio del barrio papa Francisco, que indicaban haber pagado una suma de dinero por el terreno en donde construían sus viviendas. La investigación llegó a involucrar a Antonio Marcelo Chancalay, un ex referente barrial de la zona y ex empleado del Gobierno porteño, señalado como iniciador de la toma. Finalmente se comprobó que comercializaba lotes ilegalmente con un valor entre 8 y 25 mil pesos.

En la denuncia también figuran las empresas Mach Construcciones SRL y la Cooperativa de Trabajo Cardenal Samoré Limitada, ambas relacionadas a Chancalay.

Por un lado, Justicia en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, el el imputado se encuentra a la espera de una sentencia por lavado de dinero. Pero por otro se lo investiga ante la Justicia Nacional en lo Criminal por organizar la usurpación del predio.

Durante  las investigaciones realizadas también surgieron presuntas infracciones a la ley de drogas por lo cual será investigado por el presunto tráfico de estupefacientes, causa que ya está en manos del fuero federal porteño.