Coahuila, México, se convierte en el segundo estado en aprobar el matrimonio gay sumándose así al Distrito Federal que, en diciembre del 2009, reconoció la igualdad de derechos a la hora de contraer matrimonio para todos los ciudadanos, independientemente de su orientación sexual.

Esta medida fué impulsada por el diputado Samuel Acevedo del Partido Social demócrata, en su fundamentación, los diputados que aprobaron el matrimonio gay el pasado 1 de septiembre argumentaron que la Suprema Corte de Justicia ya determinó que la prohibición impuesta para contraer matrimonio a personas del mismo sexo –establecida en las constituciones de varios de los estados– viola la igualdad de derechos de los ciudadanos.

Desde enero del 2007, en Coahuila existía la figura del «pacto civil de solidaridad», cuyo fin era el de regular y reconocer los derechos de las personas que no podían elegir por el matrimonio, sin embargo al no tratarse de un matrimonio por las vías legales no se estaban reconociendo derechos como la seguridad social o la adopción.

El diputado dijo que «para nosotros es fundamental luchar contra la discriminación, vamos avanzando contra el machismo, es complicado, pero este debe ser un parteaguas, un ejemplo para todo el país».

En América Latina, además del Distrito Federal y Coahuila, solo Argentina y Uruguay reconocen el matrimonio igualitario, promulgando leyes que prohíben la discriminación por motivo de orientación sexual a la hora de ingresar en el ejército, realizar el servicio militar obligatorio o voluntario, ejercer cargos superiores en un trabajo o formar parte de un partido político, en el resto del mundo, otros 15 países han reconocido la igualdad de derechos para las personas homosexuales a la hora del matrimonio.

Andrea Imbachi