El elenco parisino derrotó 2-1 al Mónaco por la Supercopa de Francia que se disputó en Marruecos. Comenzó perdiendo pero Dani Alves y Adrien Rabiot le dieron el triunfo sumando el quinto título consecutivo.

El poderoso equipo francés cuyos dueños provenientes de Qatar invirtieron mucho en la plantilla, volvió a demostrar que en su país es casi infalible a pesar del último traspié en la liga ante el Mónaco, venciéndolo con autoridad y sumando otro título en una vitrina cada vez más extensa.

En la primera mitad el campeón de la Ligue 1 dirigido por el portugués Leonardo Jardim, jugó con inteligencia y en cada espacio que generó pudo ser tajante encontrando la apertura. El delantero ex River Radamel Falcao de mitad de cancha vio la entrada de Djibril Sidibé y el lateral definió picándole la pelota al arquero Alphonse Aréola en la media hora de juego.

Los parisinos cambiaron el anímico en la segunda parte siendo más agresivos en la delantera y no tardaron de igualar en El Estadio de Tánger en Marruecos. El brasilero Dani Alves ejecutó un disparo preciso de tiro libre, anotando la igualdad a los cinco minutos y debutando en la redes tras su paso por Juventus.

El gol le dio mayor confianza al elenco ganador de la Copa de Francia manejado por el español Unai Emery, y rápidamente pudieron revertir las cosas. Nuevamente Alves fue protagonista mandando un centro atrás y de cabeza Adrien Rabiot superó la valla del croata Danijel Subašić y selló el 2-1 definitorio.

Paris Saint Germain que tuvo como titular al argentino Javier Pastore y a Giovani Lo Celso en el banco (Ángel Di María suspendido) ganó su quinta supercopa de Francia consecutiva, sumando la séptima en su historia a uno del más ganador Olympique de Lyon.

Además Dani Alves llegó a 35 títulos en su haber, igualando a leyendas como Ryan Giggs y Kenny Dalglish, ante el Mónaco (Guido Carrillo entró en el segundo tiempo) que no pudo sumar su quinta estrella, habiendo ganado por última vez en el 2000.