Alrededor de 5 millones de alumnos bonaerenses no retomarán hoy las clases tras el receso invernal debido al paro que hasta mañana cumplirán los gremios docentes de la provincia para denunciar supuestos «incumplimientos» del acuerdo paritario suscripto con la administración de Daniel Scioli.

La medida de fuerza dispuesta por los sindicatos que integran el Frente Gremial fue duramente cuestionada ayer desde el gobierno bonaerense, que consideró que «está fuera de contexto» la huelga, ya que el incremento salarial superior al 30% otorgado por la provincia en marzo pasado a los maestros no fue superado por la inflación acumulada en los últimos meses.

Pese a las críticas de la administración sciolista, desde el Frente Gremial, la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, defendió el paro y recordó que la firma de la paritaria sectorial fue posible con la condición de que existiera «un espacio de monitoreo, de revisión (del aumento salarial) a lo efectos del impacto inflacionario».

Y añadió: «Tenemos claro que el poder adquisitivo de nuestro salario no deja de caer por la inflación, el aumento de servicios, nafta, impuestos y alimentos».

Petrocini se quejó de la falta de respuesta del gobierno provincial al pedido de revisión de la discusión salarial y justificó en esa situación la renovación del conflicto sectorial. En sintonía, el titular del gremio de Udocba, Miguel Díaz, amenazó con la alternativa de profundizar las medidas a partir del miércoles si las autoridades bonaerenses no reabren la paritaria. «Vamos a parar 48 horas. Y el miércoles se va a hacer una asamblea, porque tenemos poca esperanza de que el Gobierno nos dé una respuesta. Por eso, creemos que la protesta se va a profundizar porque los salarios son muy bajos: el 70% de la población docente gana entre 5 mil y 6 mil pesos», enfatizó el sindicalista alineado con la CGT opositora, que lidera Hugo Moyano.

Desde la administración sciolista, en cambio, el jefe de gabinete, Alberto Pérez, rechazó los argumentos de los gremios docentes y condicionó la apertura del diálogo al levantamiento de las medidas de fuerza. «Vamos a seguir convocando al diálogo pero con los chicos en las aulas, que es el camino para la resolución de cualquier tema que esté pendiente», aseguró el funcionario a través de un comunicado de prensa.

El paro docente en la provincia de Buenos Aires no será un caso aislado. También los profesores del nivel secundario porteño, agrupados en Ademys, anunciaron que hoy cumplirán con una huelga de 24 horas en el marco de la jornada nacional de protesta que efectuarán los sindicatos disidentes de Ctera, que finalizará con una movilización a las 12 desde el Congreso a Plaza de Mayo.

También sindicatos docentes de Chaco, Formosa, Salta, Misiones, Santa Fe y Neuquén llevarán adelante una protesta nacional y una marcha.