Así lo denunciaron las organizaciones convocantes quienes reclamaron mayor seguridad para el encuentro.

Las treinta organizaciones convocantes a la La Marcha del orgullo LGBTIQ, prevista para el 15 de noviembre próximo, denunciaron que “no están dadas aún las garantías para ejercer la libertad de expresión” ya que el gobierno porteño no asume la seguridad del encuentro, según consignaron fuentes de Télam.

«Ante las incertezas jurídicas sobre el derecho a la libertad de expresión creadas recientemente por un fallo de la justicia y la medida inconstitucional del gobierno de la ciudad de Buenos Aires que viene delegando por resolución el deber de seguridad sobre la ciudadanía en general, denunciamos que peligra nuestra marcha», informaron en un comunicado.

Y agrega: “Las autoridades porteñas delegan la seguridad en las organizaciones sociales y políticas al momento de otorgar permisos para actos de interés general o políticos en el espacio público, igualándolos a eventos con fines particulares o de lucro en espacios concesionados o privados».

En tanto, alertaron sobre la gravedad del hecho y advirtieron a las organizaciones sociales y políticas «sobre el peligroso condicionamiento a la libertad de expresión y el peligro de quiebra patrimonial de las organizaciones que implica esta decisión».

Finalmente, destacaron que dichas entidades se encuentran en un estado de “debilitamiento del derecho a la libertad de expresión en la vía pública”, causas que hacen «peligrar sin dudas la continuidad de la organización de las marchas del orgullo LGTBIQ, uno de los actos democráticos más grandes del país», enfatizaron.