El próximo mes vencen dos obligaciones para los monotributistas: la recategorización cuatrimestral y el régimen de información que abarca a las categorías más altas del régimen simplificado.

En el primer caso, el contribuyente deberá actualizar su situación tributaria, y con ella el monto a pagar, en base a los ingresos obtenidos, la energía consumida y los alquileres devengados.

Y una vez que termine septiembre, los pequeños contribuyentes de las categorías más altas deberán informar el consumo eléctrico y los alquileres cancelados durante el segundo cuatrimestre del año.

Todos los datos serán confrontados con la información almacenada por la AFIP, de los consumos de los contribuyentes.

Los datos declarados serán confrontados por el organismo recaudador contra indicadores de la situación fiscal de dichos monotributistas almacenados en la base de la AFIP.

Entre ellos se destacan los consumos con tarjetas de crédito y débito, los movimientos bancarios y las declaraciones patrimoniales.

Los viajes y gastos realizados fuera del país, y sobre todo, la compra de dólares potenciarán la próxima recategorización, según informa Hernán Gilardo para IProfesional.

Las tarjetas de crédito y los movimientos bancarios también serán puestos en consideración por las autoridades tributarias que intimarán a quienes presenten inconsistencias.

El fisco pondrá especial atención sobre los monotributistas que compraron dólares para ahorro en el segundo semestre del año.

De esta manera, el organismo determinará si un monotributista puede permanecer en el régimen o deberá inscribirse en IVA y en Ganancias, por haber excedido los parámetros del régimen simplificado.