En un inicio de campaña caliente, el presidente Mauricio Macri, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Justicia, Germán Garavano, sufrieron escraches en diversos actos.

El turno del jefe de Estado y la mandamás bonaerense fue en la localidad de Tigre, cuando miembros del sindicato docente que conduce Roberto Baradel los insultaron.

Poco después Garavano corrió la misma suerte en un evento en la ex ESMA, durante la apertura del eje de Derechos Humanos de «Justicia 2020», el programa donde el Gobierno gesta sus principales leyes.

Allí militantes de ATE, que en Justicia es liderado por sectores kirchneristas y afines a La Cámpora, irrumpió por la fuerza en pleno acto y obligó a suspenderlo. Todo en rechazo al aumento paritario del 20% que selló el Gobierno con los estatales de UPCN y que ATE, cuyo titular Hugo Godoy exige 38%, rechazó de plano, indicó Clarín.

En Tigre, en tanto, los manifestante les gritaron «chorros» a Macri y Vidal al tiempo que les reclamaron paritarias.

A raíz de la tensión que se generó tuvo que intervenir una división de la policía bonaerense para contener a los manifestantes.

La idea de Macri era repetir una práctica que hacen cada viernes: tener un «mano a mano» con vecinos, y con extremo cuidado para evitar contacto con la prensa y escraches de sectores opositores.

Sin embargo, el plan de mantener el encuentro en reserva falló y cuando se supo que el jefe de Estado iba a Tigre, en cuestión de minutos un contingente de docentes se acercó a donde estaba y, con tarimas y pancartas para no pasar desapercibidos, protestaron.

Frente a estos episodios, la primera voz oficial en pronunciarse fue la del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que los atribuyó a «minorías militantes, intolerantes, agresivas, que expresan frustración por haber perdido el poder que tuvieron durante el kirchnerismo».

«Ahora estamos en una sociedad más democrática que resuelve las situaciones dentro de un marco institucional», sostuvo Peña, durante una rueda de prensa en Pilar, donde se lleva a cabo el encuentro de la Mesa Nacional del PRO.

Ante una pregunta sobre las agresiones contra los funcionarios del Gobierno, el jefe de Gabinete consideró que «está claro que son minorías gremiales que van con sus dirigentes a tratar de generar un hecho mediático».

Finalmente, Peña pidió que «todo el sistema político rechace los escraches, independientemente de quien sea la persona, y mucho más si se trata del presidente de todos los argentinos».