El periodista José “Pepe” Eliaschev, que fue hasta su muerte prestigioso columnista de DIARIO POPULAR, denunció en un artículo publicado el 26 de marzo de 2011 que el entonces gobierno nacional negociaba “un pacto secreto” con Irán para olvidar los atentados, a cambio de sellar una agenda de intercambio comercial por millones de dólares.

Esa primicia fue ratificada con el tiempo por el ex embajador argentino en Damasco, Roberto Ahuad, quien confirmó ante el fiscal federal Gerardo Pollicita la existencia de un encuentro reservado en la ciudad de Aleppo entre el ex canciller argentino Héctor Timerman y su par iraní, Alí Akbar Salehi.

A raíz de esa denuncia publicada en otro medio, Timerman salió a cruzar con ferocidad a Eliaschev.

“Fue el oportunismo de un pseudoperiodista que no vaciló en decir cualquier cosa con tal de ofenderme a mí”, acusó el ex funcionario en esa oportunidad.

En su nota, Eliaschev aseguró que el Gobierno estaría dispuesto a cerrar, previo pacto secreto con Irán, las investigaciones por los dos atentados contra la embajada de Israel y la AMIA, cometidos en 1992 y 1994.

“Que el hijo de Jacobo Timerman me describa como ‘pseudoperiodista’ es una patética exhibición de escualidez moral. Mi padre no me puso a dirigir un diario al servicio de la dictadura cuando tenía 23 años. Ejerzo, sí, la profesión ininterrumpidamente desde 1964 y no heredé nada que no sea producto de mi propio trabajo’, explicó Eliaschev en ese momento, asestando una lacerante estocada.

Sin embargo, el ex canciller retrucó: “Es una noticia falsa”. Timerman cuestionó además que la denuncia de Eliaschev había sido producto de “alguien que planta una noticia sin pruebas, sin nada, diciendo que hay un documento que circula -que él no tiene, que él no vio, no leyó- pero que circula”

Lo que Timerman desconocía era que la información sobre el pacto entre Argentina e Irán fue extraída de un documento entregado por el ministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica de Irán, Alí Akbar Salehi, al presidente Majmud Ajmadineyad, en donde asegura que Argentina “ya no está más interesado en resolver aquellos dos atentados, pero que en cambio prefiere mejorar sus relaciones económicas con Irán”.

Eliaschev le contestó entonces a Timerman que era “un pseudocanciller, al que solo un gobierno como el actual (el kirchnerista) podría haber remunerado con sus cargos en Nueva York, Washington y ahora -por ese momento- la Cancillería’.