El ex ministro de Planificación Julio De Vido, preso por sospechas de corrupción, tenía 90 mil dólares guardados en una caja de seguridad de la sucursal de Río Gallegos del banco Patagonia.

Ese dinero no estaba blanqueado por De Vido, al menos en su última declaración jurada presentada ante la Oficina Anticorrupción. En esa documentación el ex «superministro» declara muchas cuentas bancarias, pero todas en pesos. Y no menciona tener moneda extranjera. En total menciona tener 4 plazos fijos y dos cajas de ahorro. En total dijo haber terminado el 2016 con un patrimonio de 2,8 millones de pesos. Si hubiera declarado los dólares, esa cuenta hubiera subido más del 50%, pues pesificados los 90 mil dólares son más de un millón y medio de pesos.

El procedimiento fue dispuesto por el juez federal Julián Ercolini en el marco de la causa donde se investiga «fraude en la adjudicación de la obra pública» a favor del empresario Lázaro Báez.

También abrieron cajas de seguridad de José López, aunque no contenían nada de valor para la investigación, y de Santiago Kirchner. En este último caso solo hallaron las bandas elásticas con las que se atan los fajos de billetes.