Un cabezazo de Gerard Piqué fue suficiente para que el Barcelona derrotara por la mínima al Apoel chipriota, en el primer duelo del conjunto catalán en la fase de grupos de la Champions League. Lio Messi fue el encargado de dar la asistencia para el único tanto de la velada.

El primer compromiso del Barça en el grupo F de la Liga de Campeones fue un partido difícil para los de casa. El orden defensivo que mostró el visitante no permitió que local desplegara su fútbol de costumbre, ni pudiera generar diversas ocasiones claras de gol durante los 90 minutos.

No obstante, el Apoel tampoco pudo hacerle mayor daño al club blaugrana en el inicio. Se concentró en anular la estrategia española y minimizar su daño ofensivo, objetivo que casi logró salvo la jugada del gol. Al minuto 28, una pelota parada que Messi puso en el área fue impactada por Piqué con certeza para el 1-0.

En el complemento, el cuadro de Chipre mostró un rostro más agresivo y estuvo a punto de empatar el cotejo, pero que el portero Ter Stegen logró salvar en par de oportunidades. Además, contó con la suerte de que Bartra le despejara una pelota dentro de los tres palos y así evitar la caída de la valla.

El Barcelona no tuvo capacidad de reacción en el segundo tiempo. La tropa de Luis Enrique apeló por la asociación de Lio y Neymar para generar algún peligro en el marco rival, pero con llegadas aisladas. Aun así, tuvo la jerarquía para sacar el triunfo en Camp Nou y comenzar con el pie derecho su transitar copero.

Andrés Moreau