Un museo de Berlín realizó una exposición donde se recrea lo que sería el despacho donde murió el líder del régimen Nazi que gobernó Alemania entre 1933 y 1945. Repudio de organizaciones antifascistas.

Luego de la polémica por el inminente derrumbe de la casa donde vivió Adolf Hitler en Austria, una muestra del Berlin Story Museum recrea en tamaño real el despacho donde el dictador murió el 30 de abril de 1945.

“No queremos hacer ningún show de Hitler”, aseveró uno de los responsables del museo, Wieland Giebel, integrante además de la Asociación Historiale.

El museo se ubica en lo que antes era un antiguo bunker en la estación de tren Anhalter Bahnhof, a sólo dos kilómetros del lugar donde el líder Nazi se quitó la vida.

El centro de documentación Topografía del Terror, que analiza los crímenes del régimen fascista, ya mostró su descontento tras la apertura de la muestra.

Además de todos los elementos de la cotidianeidad del más salvaje dictador en la historia de occidente, tales como un reloj, diarios de época, un sofá y botellas de oxígeno, se puede ver una maqueta del verdadero búnker del Hitler en los jardines de la Nueva Cancillería del Reich.