El Supremo Tribunal Federal de Brasil aceptó hoy un pedido del Partido de los Trabajadores que hace más difícil para la oposición aprobar el inicio de un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff.

La cautelar del ministro de la Corte Suprema Teori Zavaski rechaza que, ante la negativa del presidente de la Cámara de Diputados a aceptar el pedido de impeachment, la oposición pueda apelar a esa decisión en el pleno de ese órgano legislativo.

De todas formas, la decisión respalda la estrategia del partido gobernante pero no anula la disputa en el Congreso donde oficialistas y opositores continuaban hoy en sus despachos para una eventual «batalla» política en el recinto.