Tras amenazar con postularse a gobernador por otro partido, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, tomó una mayor distancia del Frente Renovador al sostener que el líder del espacio, Sergio Massa, «tiene un problema a resolver, que es la gente que forma parte de su familia».

«La dificultad de la presencia (de la familia Galmarini) es para quien lidera este proyecto, que es Sergio Massa. Él tiene la dificultad a vencer un problema con gente que es familiar de su esposa», planteó Posse en declaraciones a radio Nacional Rock.

San Isidro es un distrito gobernado desde hace varios períodos por Posse, hijo del histórico dirigente radical y exintendente local Melchor Posse, cuya familia mantiene un enfrentamiento político de larga data con los peronistas Galmarini.

En la familia se cuentan la esposa de Massa, Malena Galmarini; su hermano Sebastián Galmarini, diputado provincial del Frente Renovador, y el padre de ambos, Fernando «Pato» Galmarini, exsecretario de Deportes de Carlos Menem.

A pesar de esta nueva advertencia a Massa, Posse sostuvo que no se irá del Frente Renovador debido a la disputa entre los clanes sanisidrenses porque «el que está en política está preparado para la dificultad y nunca se va de un lugar por razones de personas».

Posse, precandidato a gobernador del Frente Renovador, también amenazó la semana pasada con postularse por su propio partido municipal, Espacio Abierto, en respuesta a la posibilidad de que el diputado Martín Insaurralde (Frente para la Victoria), también aspirante a suceder a Daniel Scioli, desembarque en el massismo.