Un joven negro murió hoy baleado por policías en el estado norteamericano de Missouri a pocos kilómetros de una localidad sacudida por protestas por la muerte de un adolescente afroamericano por disparos policiales.

El jefe de policía de la ciudad de St. Louis, donde ocurrió la nueva muerte, dijo que el hombre, un afroamericano de 23 años cuya identidad no divulgó, intentó robar en una tienda de comestibles con un cuchillo y más tarde fue visto caminando erráticamente.

Cuando dos policías le dieron la voz de alto, el sospechoso gritó: «¡Dispárenme! Mátenme ya!, y acto seguido cargó sobre los agentes con el cuchillo hasta posicionarse a poco más de un metro de ellos, agregó el jefe policial, Sam Dotson.

Ambos policías abrieron fuego y mataron al sospechoso, dijo Dotson, citado por la cadena CNN.

«Todos los policías tienen aquí el derecho de defenderse», agregó el jefe policial a los periodistas.

El hecho ocurrió en la zona norte de St. Louis, a unos seis kilómetros de la localidad de Ferguson, donde se suceden protestas por la muerte del joven Michael Brown.

Brown, de 18 años, fue muerto el 9 de agosto por un policía blanco que le disparó varios balazos en circunstancias que están siendo investigadas.

Desde la muerte de Brown, Ferguson vive una ola de disturbios y protestas y saqueos.

Ayer, el gobernador de Missouri desplegó en la localidad a tropas de la Guardia Nacional para tratar de calmar la situación.

ARVE Error: no id set