El presidente Mauricio Macri emprendió su regreso al país, luego de ser recibido por el Emperador de Japón.

Según se informó oficialmente, el mandatario, junto a la primera dama, Juliana Awada, su hija Antonia y la comitiva que lo acompañó durante el viaje, partió rumbo a la Argentina a las 19.30 hora de Japón, 7.30 hora del país.

En lo que constituyó la última actividad de su visita oficial a Japón, Mauricio Macri y Juliana Awada fueron recibidos por el el emperador Akihito y su esposa Michiko, en un encuentro que se realizó en el Palacio Imperial de la ciudad de Tokio.

Previamente, el Presidente y la primera dama habían visitado el santuario Meiji junto a ministros, secretarios de Estado y legisladores que integraron la comitiva durante la gira por Asia.

En tanto, en el comienzo de la jornada, habían saludado a un grupo de chicos de la escuela de fútbol Boca – Japón que los estaban esperando en la entrada principal del Hotel Palace Tokio, donde se hospedan.

Ayer, en el inicio de la visita oficial a Japón, el presidente Mauricio Macri se reunió con el primer ministro de ese país, Shinzo Abe, con quien acordó imprimirle a la relación bilateral carácter «estratégico» y «prioritario».

Por su parte, Shinzo Abe expresó su «profundo respeto» por Mauricio Macri a raíz de lo que señaló como su «notable liderazgo» en la región y señaló que la Argentina cumple un papel de «locomotora en el continente sudamericano».

Tanto en su paso por Japón, como en China y en los Emiratos Árabes Unidos, el mandatario mantuvo encuentros con empresarios tendientes a atraer inversiones a la Argentina en las áreas de energía, comunicaciones infraestructura y transporte, entre otras, como así también a acrecentar el comercio bilateral.

El jefe de Estado inició su gira por los países asiáticos el sábado último en Dubai, donde se reunió con el vicepresidente y primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, Sheik Mohammend Bin Rashid Al Maktoum.

En tanto, en su visita de Estado a China se entrevistó con el presidente Xi Jinping, con quien alcanzó importantes acuerdos de interés mutuo, y participó del Foro Una Franja y Una Ruta junto a casi 30 líderes mundiales.

«Es difícil que ustedes encuentren un país, en el mundo, con la potencialidad de crecimiento que tiene la Argentina», afirmó ayer el mandatario al exponer ante un grupo de CEOs de importantes empresas de Japón.

Además, destacó el «enorme interés» de ambos países por establecer «una relación estratégica a largo plazo», e insistió en subrayar, del mismo modo en que lo había hecho previamente en sus encuentros con empresarios en China, que, tras la llegada de Cambiemos al Gobierno, el país había abierto una nueva etapa con «reglas claras» y «transparencia».

«Nosotros estamos abiertos a ayudar a que las empresas japonesas tengan las mejores condiciones para que inviertan», apuntó el Presidente en la reunión que, junto a ministros y otros funcionarios de gobierno, mantuvo con líderes empresariales en el Hotel Prince Park Tower Tokyo.

También, en el marco de su gira por los países asiáticos, el Presidente señaló el objetivo de que el país se convierta en el «supermercado del mundo», para lo cual -indicó- necesita «agregarle valor a las valiosas materias primas que producimos».