El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, ha confirmado que dimitirá del cargo el próximo 14 de enero, una vez que el país haya entregado la presidencia rotatoria de la Unión Europea que ha asumido durante el segundo semestre de 2014.

La presidencia de Italia finaliza formalmente el 31 de diciembre, pero el primer ministro, Matteo Renzi, entregará el testigo al siguiente país, Lituania, el 13 de enero, Napolitano, de 89 años, ya había manifestado que mantendría su compromiso hasta entonces y según el diario ‘La Repubblica’, ha confirmado que el día 14 presentará su dimisión.

Napolitano llegó al Palacio del Quirinal, la residencia del jefe del Estado, en mayo de 2006, tenía que haber abandonado el cargo en mayo 2013, pero por primera vez en su historia republicana, el Parlamento reeligió un presidente para un segundo mandato. El Partido Democrático y el Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi le pidieron que volviera a presentar su candidatura como única alternativa para resolver el caos en que se encontraba la política italiana, con un Parlamento que se había mostrado incapaz de elegir un presidente.

Sin embargo, desde que Napolitano tomara posesión del cargo, ya dejó claro que no cumpliría otros siete años de mandato, él actual jefe de Estado cumplirá en julio 90 años y, con su salida, se abre un escenario de alternativas en cuanto a sucesores. Entre los nombres con peso y prestigio internacional solo aparece Romano Prodi, pero difícilmente saldrá elegido porque cuenta con la firme oposición de Silvio Berlusconi. Otros candidatos son: Roberta Pinotti (PD), ministra de Defensa; la senadora Anna Finocchiaro, magistrada; Giuliano Amato, ex primer ministro, Piero Fassino (PD), alcalde de Turín, y Pier Carlo Padoan, actual ministro de Economía.