El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo este viernes que fue él quien autorizó que el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias «Timochenko», viajara en dos ocasiones a La Habana para reunirse con los delegados del grupo guerrillero al diálogo de paz.

Esta noticia ha generado controversias y reacciones encontradas en la sociedad colombiana donde los supuestos viajes de Timochenko a Cuba habían sido objeto de mucha especulación,algunos lo ven como una buena señal de cara a las negociaciones, una prueba del compromiso de las FARC, pero muchos de los críticos del proceso han aprovechado la oportunidad para criticar al gobierno por no haber hecho pública antes esa información y darle a Londoño una oportunidad para escapar a la presión militar.

Antes de que se conociera que los viajes se habían hecho con el aval de las autoridades colombianas, muchos de esos críticos también arremetieron contra los gobiernos de Cuba y Venezuela, acusándolos de dar cobijo a un criminal», agregó nuestro corresponsal, se cree que Timochenko viajó a Cuba al amparo de la ley 418 de 1997, que permite que el gobierno colombiano suspenda las órdenes de captura dictadas en contra de los voceros de las guerrillas en tiempos de diálogo.

En noviembre de 2012 las FARC y el gobierno colombiano iniciaron formalmente un diálogo de paz en Cuba con el objetivo de poner fin al conflicto armado colombiano, el más prolongado del hemisferio occidental, hasta el momento las partes han llegado a acuerdos parciales sobre tres de los cinco puntos sustantivos de la agenda de conversaciones.