Crédito foto: Infobae

Gustavo Gómez, defensor central de Lanús, era uno de los líderes de la selección paraguaya tanto fuera como dentro del campo, sin embargo, a causa de un altercado entre Ramón Díaz y Guillermo Barros Schelotto, se perderá el torneo continental que arrancará en el mes de junio.

El conflicto entre los técnicos tuvo su origen en la última convocatoria por Fecha FIFA, en la cual Ramón Díaz citó al defensor de 22 años. Paraguay debía jugar dos amistosos pero Gómez viajó y no participó de ninguno, lo que generó la bronca del mellizo Guillermo, quien no lo pudo utilizar contra San Lorenzo por el certamen local. “Se fue Gómez a la Selección de Paraguay, no ha jugado. Esperemos que la próxima vez juegue y justifique el viaje. La inversión que hace Lanús para traer un jugador de afuera es importante, si su selección lo llama es para que juegue, obviamente”, disparó Schelotto.

Evidentemente, molesto por las palabras del técnico de Lanús, Díaz decidió castigar al futbolista, aunque dejó entrever que Gómez padece una lesión y por eso lo dejó afuera. “Sabía que no iba a estar en la lista por una cosa que pasó en la última gira que no voy a contar. Esta vez se la agarró conmigo y no tengo nada que ver, pero estoy tranquilo, cuestionó el central. Y cerró: “En Paraguay se preguntan por qué no estoy convocado. Según Ramón, estoy lesionado y no es así. Sólo tuve una sobrecarga en el último partido. Tendrían que haber pedido un informe médico si dudaban de mi estado físico. Pero ya está. No sé si Ramón se equivocó, pero no voy a hablar más del tema”.

La marginación de Gómez sorprendió al fútbol paraguayo, ya que era parte de la columna vertebral del seleccionado, a tal punto que venía siendo el capitán. Con respecto a la supuesta lesión, es real que el jugador sufrió una sobrecarga muscular, pero ya se encuentra recuperado. Incluso será titular en su equipo el próximo partido frente a Rosario Central, por lo que no parece una excusa válida para no citarlo.

Este hecho no es aislado en la carrera de Ramón Díaz como técnico. Es que de todos los clubes que le tocó dirigir, tuvo al menos un conflicto. Los jugadores lo acusan de autoritario, él se justifica diciendo que es frontal. Lo cierto es que el pasado habla por sí solo y existen infinidad de episodios que lo dejan expuesto.