Más de 40.000 personas ya recibieron en sus edificios o en sus negocios a las promotoras ambientales, un grupo de mujeres que recorren los barrios para ayudar a los vecinos a separar sus residuos.

Las promotoras forman parte de un programa del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad y son representantes de las Cooperativas de Recicladores Urbanos que buscan establecer un vínculo entre los vecinos y las cooperativas que permita hacer más eficiente el circuito de recolección del material reciclable como cartón, papel, plásticos y vidrios.

Hoy son 35 las promotoras ambientales que visitan a los vecinos y fomentan la confianza de las personas en la cooperativa de su zona. A su vez, las promotoras escuchan las dudas de los vecinos y ayudan a resolver cualquier problema que puedan llegar a tener.

El Programa de Promotoras Ambientales comenzó en septiembre del año pasado en los barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez. A lo largo de este año se irán sumando nuevos barrios.

“A medida que fue pasando el tiempo fue cambiando la actitud de los vecinos, que fueron escuchando cada vez más, planteando sus dudas y estableciendo una relación con las promotoras. Empezamos con 10 promotoras y hoy ya son 35”, señaló Natalia Persini, responsable del proyecto de la Dirección General de Reciclado, del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.
El programa busca capacitar a las recuperadoras urbanas para que puedan convertirse en agentes de cambio. Las promotoras ambientales también realizan charlas en el hall de los edificios para lograr una mayor cercanía con los vecinos y, si es posible, los acompañan a sus departamentos y charlan acerca del mejor lugar para guardar los materiales reciclables.

“Los vecinos de Buenos Aires están empezando a conocer el reciclaje. Muchos no saben que tienen que reciclar no solo para cuidar el ambiente, sino también porque es una obligación”, señaló Jacquelina Flores, coordinadora de las promotoras ambientales.

Jacquelina pertenece a la cooperativa El Amanecer de los Cartoneros, que desde septiembre visita las calles de la ciudad. Su experiencia le permitió conocer a una gran cantidad de vecinos, a los que ayudó a lo largo de todos estos meses. “Le explicamos al vecino que la basura es de cada uno y no es de todos. De a poco lo van entendiendo y con pocos encuentros ya vemos que empiezan a reciclar mejor, con más precisión”, agregó Jacquelina.

A lo largo de este año, se irán sumando al programa de promotoras ambientales nuevos barrios como Caballito, Floresta, Flores y Boedo y comenzará la capacitación de la cooperativa Recuperadores Urbanos del Oeste, que se unirá a las cooperativas El Amanecer de los Cartoneros y Las Madreselvas que ya forman parte del programa.