La legisladora porteña María Rachid, junto con la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar CTA) presentaron este martes el proyecto de ley para reglamentar el trabajo sexual, específicamente los establecimientos en los que las prostitutas trabajan.

El objetivo principal del proyecto es crear un marco regulatorio para los establecimientos en donde las trabajadoras realizan la actividad para así ayudar y contribuir a diferenciarlo con la trata y la explotación.

«Además buscamos que se establezcan normas mínima de seguridad e higiene, botón antipánico por si se presenta alguna situación de violencia y una serie de inspecciones donde la autoridad de aplicación tenga un listado de la gente que trabaja en cada lugar», aseguró Rachid.

En esa misma línea, Georgina Orellano, Secretaria General de AMMAR sostuvo: «queremos dar el debate sobre lo que pasa hoy con las trabajadoras. Porque de lo que estamos hablando acá es de una restitución de derechos humanos, de inclusión social. Asimismo para que tengamos beneficios como trabajadoras, como la obra social».

«Principalmente buscamos desaparecer de la clandestinidad para que se sepa quienes somos y no suframos más la represión y vulneración por parte de la policía. Incluso, en el proyecto se sostiene que todas las y los trabajadores que formen parte del rubro, hagan un curso sobre derechos humanos para que quede claro donde estan y que están de acuerdo con eso», señaló.