Los nuevos métodos podrían mejorar las expectativas de vida y movilidad en pacientes afectados por Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad que afecta a 2 de cada 100.000 personas en el mundo.

Científicos chilenos trabajan actualmente en el desarrollo de terapias experimentales que podrían mejorar las expectativas de vida y movilidad en pacientes afectados por Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). «Creo que el ELA se va a curar antes que el Alzheimer y el Parkinson», vaticinaron.

La ELA  (o enfermedad de Lou Gehrig o de Stephen Hawking ), afecta a 2 de cada 100.000 personas a nivel mundial. Quienes la padecen, sufren una progresiva pérdida de la función muscular ya que es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que ataca  las neuronas cerebrale  y la médula espinal.  Al dejar de enviar mensajes a los músculos, ocasiona debilitamiento en ellos e incapacidad de movimiento en varias articulaciones. Sus causas son aún desconocidas.

La crueldad que caracteriza a esta enfermedad consiste justamente en dejar las funciones neurológicas intactas, por lo que el paciente es consciente, en todo momento, de su creciente debilitamiento.

«Creo que el ELA se va a curar antes que el Alzheimer y el Parkinson», expresó Claudio Hetz, director alterno del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI), durante una conferencia de prensa en Santiago.

El grupo de científicos a cargo de Hetz «está probando una terapia génica para mantener más estable la homeostasis (equilibrio) de ciertas proteínas que fallan en el cerebro y generan el deterioro que provoca la ELA», según expresa el informe.

«Algunos experimentos realizados en roedores ya han mostrado un aumento tremendo en sus expectativas de vida y mejoras en la movilidad. Esto es un hallazgo de relevancia internacional, puesto que hasta la fecha no existe cura para este mal», destacó Hetz, e indicó además que «se está trabajando en el desarrollo de una droga que mejore la movilidad en los pacientes ya afectados».

«Estamos desarrollando nuevos fármacos también para atacar el problema del daño celular en ELA. Ya contamos con una droga que se diseñó y sintetizó en la Univertsidad de San Francisco, California, mostrando eficacia en daño ocular y en diabetes, y ahora queremos probarla en la ELA, para ver si bajan las señales de estrés crónico que dañan y matan a las neuronas», agregó el investigador.

En las recientes investigaciones, los científicos chilenos trabajan conjuntamente con el doctor Robert Brown, de la Universidad de Massachusetts,  especialista en descubrir el primer gen involucrado en esta terrible patología.

Cientos de personas a nivel mundial se hallan a la espera de una pronta cura contra la ELA.

Al aguardo de los mejores resultados científicos. De pie, priorizando la vida.