Una nueva intervención artística en el subte porteño reproduce publicidades de la época en la que se inauguró la Línea A. Al descender a los andenes de la estación Perú, los usuarios se encuentran con las publicidades de productos como galletitas Bu-Bu, cigarrillos Cabula o pildoritas Reuter que fueron populares hace más de un siglo.

En total son 41 obras colocadas en los nichos que invitan a los pasajeros a conocer cómo era el lenguaje publicitario hace más de 100 años y sus atractivas ilustraciones.

Los anuncios fueron reinterpretados y readaptados por el artista Pedro Cuevas, quien trabajó intensamente en su taller para recrear con acrílico cada detalle de las gráficas originales.

La Línea A prestó servicio por primera vez en el tramo que une Plaza Miserere con Plaza de Mayo el primero de diciembre de 1913 y, apenas un año después, se extendió hasta Primera Junta. Las reproducciones a gran escala realizadas por Cuevas estimulan a los pasajeros a volver a aquella época e imaginarse cómo era la sociedad que circulaba por esa misma estación.