La producción de las pequeñas y medianas industrias cayó 4,7 % en marzo frente a igual mes de 2014 y con ese resultado, la industria PyME cumple 20 meses de bajas consecutivas, y acumula una caída promedio de 4,5 % en el primer trimestre del año frente a igual periodo del año pasado.

En la comparación mensual (febrero versus enero), se registró un retroceso de 0,5 % en la medición con estacionalidad.

Así surge de la Encuesta Cualitativa Industrial mensual realizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) entre 250 industrias PyMEs del país.

El panorama general para el sector sigue siendo recesivo, afectado por la menor demanda, costos en alza, deterioro en la rentabilidad, dificultades para conseguir algunos insumos, y un estiramiento en la cadena de pagos que complica la situación financiera.

En marzo, 3 de cada 10 industrias declaró que se deterioró su cadena de pagos, con atrasos preocupantes. A su vez, la falta de insumos en algunos sectores están demorando las entregas de los proveedores y complicando la venta justo cuando más liquidez necesita el industrial.