La compañía surcoreana reivindicó su existencia y presentó su último desarrollo la tableta Nokia N1. El dispositivo cuenta con una pantalla de 7,9 pulgadas, bordes redondeados y corre con el sistema operativo Android 5.0, Lollipop.

Luego de que Microsoft compre la sección de teléfonos inteligentes y de que anuncie que sacaría del mercado la línea Lumia muchos creyeron que pronto llegaría el funeral de Nokia. Sin embargo, marco de la feria tecnológica Slush, que comenzó el martes pasado en Helsinki (Finlandia), la compañía presentó su último desarrollo, la tableta Nokia N1.

El dispositivo tiene una pantalla de 7,9 pulgadas con una resolución de 2.048 x 1.536b  y cuenta con protección Gorilla Glass 3. Posee dos cámaras, una principal y otra frontal, de 8 y 5 megapíxeles respectivamente, que pueden grabar video en 1080p.

Corre con la última versión de Android y posee su propio lanzador de aplicaciones, el Z Launcher. Pesa 318 gramos, tiene 6,9 milímetros de grosor y los bordes del aparato son redondeados, similares de los de Apple.

Funciona con un procesador Intel Atom Z3580 de arquitectura de 64 bits de 4 núcleos a una velocidad de reloj de 2.3 GHz. Además, ofrece una memoria RAM de 2 GB y cuenta con 32 GB de memoria interna.

Estará a la venta a partir del 19 de febrero en China con un precio de 250 dólares. Se anunció que más adelante llegará a Europa y Rusia, pero no se dieron noticias de Estados Unidos y mucho menos Latinoamérica.