La quimioterapia viene acompañada de efectos secundarios, entre ellos la mucositis, que genera molestias en la boca. Para paliar esos malestares, una organización no gubernamental española de apoyo a pacientes con cáncer diseñó el molde de un chupetín de hielo destinado a quienes se encuentran en tratamiento.

La mucositis es una inflamación que se produce en el interior de la boca y la garganta y que puede ocasionar úlceras y llagas. La sufren cuatro de cada 10 enfermos que reciben quimioterapia. Para controlar el dolor que provoca ese cuadro, los médicos ofrecen chupar cubitos de hielo o jugos congelados envasados en sachets.

Este molde «resuelve por un lado la incomodidad del cubito de hielo tradicional, que no dispone de un soporte para sujetarlo y, por otro, evita tomar polos con sabor (jugos congelados), que resultan indigestos para los pacientes”, señaló a través de un comunicado la asociación We can be heroes, nacida en octubre del año pasado en Valladolid para dar apoyo a los pacientes con cáncer en general y con cáncer de mama en particular, a sus familiares y amigos.

El recipiente, apto para colocar en el frezzer, realiza una bochita de hielo adaptada a la forma de la boca y que contiene un palito para facilitar su utilización durante el tratamiento. A la iniciativa le dio impulso Ana del Fraile, la presidenta de la ONG, una joven de 29 años que superó un cáncer de mama, en conjunto con el Grupo de Investigación BISITE, de la Universidad de Salamanca.

El molde del chupetín formará parte del «Kit We Can”que la asociación busca donar a los hospitales de Valladolid y que incluirá, además, un pañuelo especialmente realizado por Esther Noriega, una diseñadora de Valladolid. También contendrá una manta para que las pacientes estén más cómodas durante el tratamiento, un abanico para combatir los sofocones que sufren algunas y un carnet de Heroína que transmite fuerza y vitalidad. Además, We can be heroes pondrá a disposición de los hospitales una encuesta para que cualquier paciente pueda realizar sugerencias o peticiones.

Uno de los objetivos de la ONG es mejorar la calidad de vida de las mujeres que deben darle pelea al cáncer de mama. Entre otros proyectos que están motorizando se encuentra la financiación de los tatuajes de pezones y areolas a pacientes que sufrieron extirpaciones o que pasaron por reconstrucciones mamarias y no cuentan con recursos económicos para solventar cirugías estéticas. También están planeando desarrollar una aplicación para tablets y donarlas a hospitales para ser usadas durante la sesión de quimioterapia.