En Avellaneda, la “Academia”, que terminó con diez por la expulsión de Hauche, se quedó  con un clásico deslucido ante el “Ciclón” por 2-0, con goles de Lollo y Castillón, y se subió a lo más alto del campeonato junto a Vélez. Los de Bauza, con media docena de cambios con respecto a los once que se consagraron en la Copa Libertadores, reaccionaron tarde.

En un partido chato y parejo, Racing acrecentó la ilusión de ser protagonista de este campeonato al ganarle por 2-0 a San Lorenzo, flamante campeón de la Copa Libertadores de América. Los de Cocca aprovecharon las pocas ocasiones que generaron y se quedaron con el triunfo ante su gente, que les permitió quedar en lo más alto del certamen junto a Vélez. Para el “Ciclón”, un llamado de atención, porque si bien jugó con varios suplentes, careció de ritmo de juego y siempre le quedó lejos el arco de Saja.

En la primera etapa, no hubo un claro dominador. Racing intentó hacer pie en la mitad con el manejo de Acevedo y la habilidad de Marcos Acuña, pero quedó a medias tintas mientras que los de Bauza, con poco en ofensiva, se conformo con manejar la pelota sin generar peligro cerca de Saja. Los dos se mimetizaron con el historial (llegaban con 59 triunfos cada uno en duelos entre si) y no produjeron nada en ofensiva.

El partido se encaminaba al entretiempo en cero, pero la “Academia” sacó la jugada del laboratorio y se fue por la mínima deferencia al descanso gracias a la cabeza de Luciano Lollo, luego de un formidable centro de Gastón Díaz (cuarta asistencia del certamen para el ex volante de Tigre).

El complemento no varió: Racing intentó pero no pudo y San Lorenzo fue un canto a la intrascendencia. Bauza movió el banco y mandó a Néstor Ortigoza, Pablo Barrientos y Nicolás Blandi a la cancha en lugar de Quignón, Cauteruccio y Gonzalo Prósperi. Logró mejorar la visita aunque a los topetazos, mientras que el local se preparó para liquidarlo de contra con los ingresos de Ricardo Centurión y Facundo Castillón, este último por Diego Milito, que se fue muy aplaudido en su regreso al “Cilindro”.

La emotividad reino sobre el final cuando el árbitro Néstor Pitana (de una actuación de regular para abajo aplicando distintos criterios con la tarjetas) expulsó correctamente a Gabriel Hauche. Con diez, los de Cocca se aferraron a la ventaja y los del “Patón” consiguieron el protagonismo deseado. Tuvo un par la visita, pero se equivocó en la definición y lo terminó pagando caro en el descuento con una corrida de Castillón, que definió por encima de Torrico para poner el 2-0 final.

Racing consiguió su segunda victoria consecutiva en el campeonato, sumó seis unidades y se subió a lo más alto del certamen junto a Vélez. Para San Lorenzo, fue el debut (postergó la primera jornada ante Olimpo) no deseado luego de la obtención de la Copa Libertadores.

ARVE Error: no id set

ARVE Error: no id set