El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cumplió en La Rioja, donde mantuvo una intensa agenda junto al ex DT de River Plate Ramón Díaz. Juntos visitaron a un grupo de vecinos, brindó una conferencia de prensa y algunas entrevistas, y encabezó una clínica de fútbol. Cuando le preguntaron al jefe de Gobierno porteño por las declaraciones de su anfitrión, se mostró esperanzado. «Yo no lo descartaría. Él es un hombre muy prudente y acá la gente lo quiere muchísimo», analizó.

Ramón Díaz le «devolvió» la gentileza: «Quiero ayudar porque a medida que los lugares crecen, necesitan cambios. Seguramente va a ser el gran presidente para el 2015», admitió. No obstante, su propio hijo y ayudante, Emiliano, dio a conocer una oferta para dirigir en Arabia Saudita y afirmó que el ofrecimiento entusiasmó a su padre.

En la conferencia de prensa, Macri recordó sus inicios en Boca, con Díaz como DT «millonario». «Cuando fui a Boca los primeros años me agarró Ramón, me ganó todo y se cansó de gastarme. Después, cuando empezamos a ordenar las cosas y arrancó nuestro ciclo exitoso, él se fue de River. Fue una injusticia», contó.

Una hipótesis que manejan algunos medios locales es que Díaz podría ser la carta ideal para que Macri le arrebate al massismo al diputado radical Julio Martínez, quien supuestamente es el candidato que mejor mide en las encuestas y que por ahora «jugaría» en el Frente Renovador. También trascendió que habría habido algún tipo de contacto informal con el ex futbolista jujeño Ariel Ortega, aunque el rumor no pasó de las crónicas periodísticas. Lo cierto es que el tiempo se acorta y octubre acecha a las espaladas del PRO, que por ahora sigue buscando un candidato que seduzca a los riojanos.