Dos de las personas que involucran al general César Milani por su actuación durante la última dictadura ratificaron ayer sus denuncias, negaron supuestas falsedades y consideraron que el titular del Ejército “sólo está intentando que la justicia no lo impute”.

Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido Alberto Agapito Ledo, dijo que Milani “en su función y con el poder que tiene se está extralimitando en lo que dice, él esta mintiendo y está haciendo abuso de poder”, en tanto Ramón Alfredo Olivera, ex detenido, aseguró que con sus dichos “sólo está intentando que la justicia no lo impute”.

César Milani admitió ayer que es “un peso muy grande” las acusaciones en su contra por su presunta participación en delitos cometidos durante la dictadura militar, pero insistió que es “inocente” y denunció la existencia de “testigos falsos” y “cosas muy jodidas” en la causa.

Al respecto, Graciela Ledo ratificó que el militar fue denunciado “en 1979 por Ramón Alfredo Olivera ante el juez federal (de entonces) Roberto Catalán, que lo citó por hostigamiento en interrogatorio”.

“Milani estaba en Corrientes, pero Catalán lo llama y él viene a declarar. Es lo mismo que Olivera denuncia en 1984 ante la Comisión provincial de Derechos Humanos y está en el Nunca Más de La Rioja”, señaló.