El Merengue lo venció 5-3 desde los doce pasos tras igualar 1-1 en los 120 minutos reglamentarios en la final disputada en Milán. Sergio Ramos había abierto la cuenta, Griezmann falló un penal pero Carrasco lo emparejó aunque Cristiano Ronaldo acertó el último tiro desde la pena máxima para que su equipo conquistase su undécimo trofeo.

Real Madrid consiguió el objetivo de ser el campeón nuevamente de la Champions League tras un semestre irregular, al cambiar a su entrenador a tiempo logrando modificar un plantel sin juego, siendo quizás no el justo campeón en este partido ante el eterno clásico, siendo más certero en los penales e impidiéndole ganar su primer trofeo.

En el comienzo el equipo del francés Zinedine Zidane se hizo dueño del balón y a través de la pelota detenida se hizo peligroso. Tras un centro de tiro libre de Gareth Bale, el brasilero Marcelo la tocó y el arquero Jan Oblak a puro reflejo tapó un gol casi hecho.

El plan de los Colchoneros fue cortar el juego del rival con faltas, pero una de ellas le iba a salir caro. Juanfran concedió una infracción, el alemán Toni Kroos ejecutó el centro donde Bale la peinó y el defensor Sergio Ramos la empujó (pareció adelantado) a los 15 minutos, volviendo a marcar como en la final de 2014.

Los roles se invirtieron y el elenco del argentino Diego Simeone tuvo que tomar la iniciativa ante un adversario que le otorgó la posesión. Con pocas ideas fue hilvanando algo de riesgo con una buena jugada que culminó Antoine Griezmann rematando cerca.

En la segunda parte el argentino Augusto Fernández fue reemplazado en los Colchoneros por un jugador con más ofensiva como el belga Yannick Ferreira Carrasco y en el arranque habría una acción polémica. El árbitro inglés Mark Clattenburg cobró un controvertido penal de Pepe sobre Fernando Torres y desde los doce pasos Griezmann rompió el travesaño, salvándose la valla de Keylor Navas.

El Merengue siguió empecinado en aguantar al oponente que pasando los minutos fue siendo mucho más incisivo. Cerca estuvo de marcar el montenegrino Stefan Savić con una media vuelta luego de varios centros aunque nuevamente no definió bien.

El trabajo ofensivo y defensivo empezó a desgastar a la escuadra de Simeone y su contrincante fue más claro de contra. El francés Karim Benzema se filtró solo por derecha teniendo el segundo en sus pies pero Oblak salió a tiempo para taparle el tiro.

Los Merengues obligaron el desorden del adversario que se partió en defensa y las contras se llevaron a cabo con mayor criterio. El ingresado Lucas Vázquez en la primera que tocó no pudo batir al arquero esloveno y en el rebote Bale le dio de zurda aunque en la línea le sacaron el tanto.

De tanto perdonar el conjunto blanco se descuidó en el fondo y los Colchoneros respondieron en un momento preciso. El ex Real Madrid Juanfran mandó un centro de primera al medio y el belga Carrasco anticipó a Ramos para el 1-1 a falta de diez minutos para mandar todo al tiempo extra.

En el alargue la tenencia de la pelota y la dinámica del partido la manejaron los Colchoneros, aunque el cansancio físico fue notorio en ambos, por lo que el tiempo corrió en el San Ciro definiéndose todo en los penales.

Allí el único que falló su tiro fue el hombre surgido en Real Madrid Juanfran y luego Cristiano Ronaldo que había realizado un partido malo, venció a Oblak para el 5-3 final y la locura de su público en el San Siro.

Así el elenco de Zidane (único campeón como jugador ayudante y entrenador) conquistó la Champions nuevamente llegando 11° entre el actual formato y la vieja Copa de Europa (6°) dejando a su rival con tres finales perdidas así como lo venció en Lisboa 2014.