El reciclaje se está convirtiendo en un hábito para los porteños. En lo que va del año, se recicló en la Ciudad la misma cantidad de material que durante la segunda mitad de 2014. Según datos oficiales, más de 48.000 vecinos acercaron 230 mil kilos de elementos para reutilizar.

Todo indica que en la Ciudad hay cada vez más conciencia de la importancia de separar los residuos en origen. Juan Carlos Villalonga, presidente de la Agencia de Protección Ambiental (APrA), celebró el papel que tuvieron en esto los propios porteños: “Para cumplir el programa ‘Basura Cero’ necesitamos un pilar fundamental que es la cooperación del vecino, y eso crece todos los meses”.

Para facilitar esta acción, la APrA coordina, en conjunto con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, el funcionamiento de los 32 Puntos Verdes que comenzaron a funcionar a principios de 2014 y al que los vecinos pueden acercar los materiales reciclables que históricamente eran considerados basura.

Los puntos de recolección están distribuidos en los espacios públicos de todas las comunas de la Ciudad y funcionan de miércoles a domingo de 11 a 19. En ellos se recibe papel, cartón, plástico, vidrio, telgopor y metal. Además, se ofrece información acerca de la separación en origen.

En los puntos ubicados en Parque Centenario (Caballito) y la Plaza Arenales (Villa Devoto) también se pueden entregar aparatos informáticos y pequeños electrodomésticos.

Entre el material que llega a los contenedores, el papel y el cartón encabezan la lista: representan casi un tercio de lo reciclado. Le siguen el plástico con un 28 por ciento, el vidrio con un 24 por ciento y los envases tetrabrik con un 12 por ciento. El 4 por ciento restante corresponde a metal, pequeños electrodomésticos y aparatos electrónicos en desuso.

Todo el material recolectado es llevado a los ocho Centros Verdes de la Ciudad, donde las cooperativas de recuperadores urbanos los clasifican para venderlos y volver a insertarlos en el proceso productivo.