El gobierno británico dejará de criminalizar a los usuarios que bajen contenidos ilegales de la web, en su lugar ofrecerá carteles con recomendaciones hacia los sitios legales donde  puedan hallarlo. La medida comenzará a implementarse a partir del 2015.

En el Reino Unido se pondrá en marcha el “Programa Voluntario de Alertas de Copyright” a partir del próximo año. Este implicará que las personas que descarguen música, videos o videojuegos ilegalmente en línea no tendrán una pena.

En lugar de la restricción a Internet, castigo que está vigente en el estado europeo, los usuarios que descarguen material ilícito recibirán una notificación que los informará de que esa conducta es delictiva y les recomendará las alternativas legales que existen para encontrar lo mismo. De todas formas, si hiciesen caso omiso a esta información no recibirán una sanción.

Este nuevo esquema es producto de acuerdos entre el gobierno británico, proveedores de Internet y representantes de la industria de la música y el cine. Tiene como fin despertar conciencia en el pueblo y desviar las descargas ilegales hacia medios permitidos.