El film de Damián Szifrón se llevó diez de los diecinueve premios que la Academia argentina de Arte y Ciencias Cinematográficas entregó anoche en la Usina del Arte, perdiendo solo en cinco categorías.

La película que cuenta seis historias sobre violencia y locura de personas comunes y corrientes, que había formado parte de la selección oficial en Cannes y tuvo un premio en San Sebastián y Biarritz, se llevó las estatuillas por mejor largometraje, mejor director, mejor guión (Szifrón), fotografía, sonido, montaje y la música compuesta por Gustavo Santaolalla (ganador del Oscar por “Babel” y “Secreto en la montaña), así también como los actores Érica Rivas, Oscar Martínez y Germán de Silva.

Ésta película – al igual que “Wakolda” de Lucía Puenzo que había ganado el año pasado – fue seleccionada para representar a Argentina en los Oscars y los Goya. En los primeros días de enero se conocerá la suerte del largometraje en Estados Unidos y España.

El segundo proyecto que más veces se subió al escenario fue “El inventor de juegos” de Juan Pablo Buscarini con Joseph Fiennes y David Mazouz, quien llegó con diez nominaciones pero solo se llevó por la dirección de arte, el vestuario y el maquillaje. En tanto “Betibú”, el policial de Miguel Cohan con el protagónico de Mercedes Morán, tuvo el premio al mejor guión adaptado y revelación femenina, que fue para Marina Bellati.

“De martes a martes” fue elegida la mejor ópera prima de Gustavo Triviño, y además Pablo Pinto se llevó el premio a revelación masculina por su trabajo allí. El mejor documental fue “El color que cayó del cielo” de Sergio Wolf, mientras que Érica Rivas se llevó su segundo premio de la noche como actriz de reparto en “Aire Libre” de Anahí Berneri.