Melina Romero sigue sin aparecer, y la vergüenza de nuestra justicia, logró que ayer una testigo que iba a participar de una rueda de reconocimiento, vi a los sospechosos esposados antes de ingresar en un patrullero, por lo que fue declarada nula.

Por ese horror garrafal apartaron al fiscal Hualde, y designaron a Mateo Guidoni.