La decisión adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de demorar la autorización de ingreso de los limones argentinos tiene efectos más indirectos -por la demora en acceder a otros mercados-, que económicos inmediatos, señalaron el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y su secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher.

“La exportación prevista era de u$s 20 millones, lo cual no va a cambiar la historia”, dijo Buryaile, mientras Bircher sostuvo que se esperaban ventas de limones a EE.UU. este año por “u$s 20 a u$s 30 millones”.

En declaraciones formuladas a radio Nacional y FM Con Vos, respectivamente, el ministro recordó que “hay países que toman como referencia la política sanitaria de Estados Unidos”, lo que resalta la importancia de estar habilitado para exportar a ese país.

“México es distinto, pero está casi condicionado: si se exporta a EE.UU. se puede exportar a México carne, semen bovino, embriones”, agregó Buryaile.

El funcionario, de todos modos, quitó relevancia a la postergación determinada por Trump, rememoró que la misma medida de revisar lo actuado por gobiernos anterior fue adoptada al asumir los presidentes George Bush (h) y Barack Obama, y confió en que “todo está encaminado” en lo que respecta a los limones argentinos.

Bircher, a su vez, advirtió que “si se retrasa la apertura de Estados Unidos se dilatan otros mercados”, pero por ahora sólo se postergó hasta el 25 de marzo la autorización que EE.UU. iba a formalizar el 23 de este mes.

“La Argentina cumplió con todo el proceso formal y de visitas de técnicos estadounidenses a campos de Tucumán, así que desde el punto de vista sanitario y técnico no hay ningún temor: estamos tranquilos porque no hay nada que falte en este proceso”, dijo la funcionaria.

Explicó luego que “no medimos tanto la apertura de Estados Unidos desde el punto de vista económico, sino por la institucionalidad que da el sector, ya que injustamente se han cerrado otros mercados por la norma (de Trump) como es el caso de México”.

Bircher aclaró además que “no daremos subsidios a la industria”, ya que “tenemos una cantidad de medidas que suman mucha plata y más subsidios es imposible”, además de que “eso nos trae inconvenientes en el plano internacional: la Argentina es uno de los que más defiende el recorte de subsidios a la exportaciones de Europa, Estados Unidos y China”.

“Hace pocos días el Presidente lanzó un fondo de apoyo para los productores, se aumentaron reintegros a las exportaciones que hacía muchísmo que no se actualizaban, quitamos retenciones y hay créditos subsidiados para agroindustria”, concluyó Bircher.

Paula Rovella, gerente de la Asociación Tucumana del Citrus, recordó a su vez que el sector productor de limones involucra a unos 50.000 trabajadores, incluyendo a los peones de temporada, y descartó un impacto en el empleo por la decisión de Trump.

“Hace muchos años venimos luchando por la exportación (a ese mercado), pero no son más que 20.000 toneladas, mientras nosotros exportamos 250.000″ (sobre una producción de 1,3 millón de toneladas cosechadas en 40.000 hectáreas), dijo Rovella a radio Del Plata.

La Argentina exportó jugo de limón a Estados Unidos por u$s 57 millones, un 12,6% del total de u$s 455 millones que nuestro país vendió a nivel externo (por jugo y limones) en los primeros once meses de 2016, de acuerdo a los últimos datos oficiales disponibles, según la consultora Abeceb.

“Argentina es el principal productor y exportador de limones a nivel mundial, pero tenía vedado el ingreso de la fruta a Estados Unidos hasta diciembre pasado” y la recuperación del mercado de ese país que se había logrado a fines de 2016, y que ahora en suspenso por 60 días, podría aportar u$s 20 millones adicionales a la venta externa de esta producción, según estimaciones del sector.

Los otros principales destinos de estos cítricos son los Países Bajos con u$s 91 millones y una participación del 20%; España, con u$s 65 millones y el 14,4%; Italia, con u$s 43 millones y el 9,4%; Rusia con u$s 38 millones y el 8,3%, y un total de u$s 160 millones, que equivale a 35,4% del total y que se distribuye en otros países.

“La exportación de la industria limonera viene creciendo desde 2009 cuando sumó u$s 258 millones. En 2015 alcanzó los u$s 381 millones y en los primeros once meses de 2016 ya había sumado u$s 455 millones”, precisó Abeceb.

Este martes el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, según sus siglas en inglés) decidió suspender por 60 días la importación de limones argentinos.

En el caso de los limones argentinos, el reingreso al mercado norteamericano se había terminado de definir en diciembre último, siempre que cuenten con certificado fitosanitario, causa por la que tenía vedado el ingreso desde 2001. ( Télam)