El ex jugador de Boca (que juega en el Club Atlético Banfield ) recibió golpes y amenazas durante una hora y fue obligado a conducir hasta la casa de su representante, en Caballito, que también fue agredido y, además, desvalijado.

«Le cruzaron una camioneta Eco Sport oscura y lo tuvieron dando vueltas una hora», dijo Rubén Schwab, su representante.

Luego de interceptarlo obligaron a Noir a conducir hasta la casa de Schwab. «Estuvieron 20 mintuos en mi hogar y la pasamos muy mal. Nos golpearon a todos, nos robaron y se fueron», contó.

Además, Schwab precisió que en ningún momento pidieron rescate, aunque admite que los delincuentes reconocieron que Noir era futbolista.