Después de 14 años la Argentina salió de la categoría más baja del riesgo país, de acuerdo con la medición realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que bajó de siete a seis puntos la clasificación general.

En consecuencia, las empresas que inviertan en el país deberán pagar tasas de interés más bajas, ya que cada punto implica un ahorro de 1,5 por ciento, según informó el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

El sistema de clasificación de la OCDE tiene un rango que oscila entre 0 y 7 puntos, donde 0 es asignado a los 35 países miembros de la organización, y los países restantes se puntúan de 1 a 7, siendo esta última la nota más baja.

La Argentina se encontraba hasta este momento entre los países con peor calificación del mundo, al igual que Corea del Norte y Venezuela, entre otros, como consecuencia de la falta de estadísticas confiables y el conflicto con los holdouts.

La salida del default y la recuperación de las estadísticas oficiales permitieron la mejora de la clasificación.

El organismo no reduce más de un punto por categoría en cada una de sus reuniones, por lo que el equipo económico confía en que la nota continuará mejorando y se espera alcanzar los 5 puntos en junio del año próximo.

La OCDE, fundada en 1960, es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales.