Los dos gigantes del fútbol argentino arrancaron el cotejo presionando en todos los sectores de la cancha, con más ímpetu que juego y sumando imprecisiones en sus tenencias de balón. Lo que generó que no exista peligro en los arcos defendidos por Germán Lux y Agustín Rossi. Sin embargo, a los 41, Santos Borré tiró una pared con Nacho Scocco y celebró el primer tanto de la noche. Con ese marcador, se cerró la primera mitad.

En la segunda mitad, el Xeneize intentó llegar a la igualdad con transiciones rápidas en defensa y ataque pero se topó con un Millonario bien parado, dejando pocos espacios entre sus líneas y, además, moviendo el balón, tratando de jugar con tranquilidad para congelar el partido. De esta forma, tuvo dos posibilidades de gol en los pies de Pity Martínez, que tiro un libre cerca del palo derecho de Rossi, y una de Scocco, quien abajo del arco boquense no logró definir con fuerza para convertir el segundo.

El Mellizo, consciente de los problemas ofensivos de su escuadra, mandó a la cancha a Wanchope Ábila por Chicco que a poco de ingresar disparó desviado. Y a Moroni por Espinoza, para ganar en posesión aunque no logró lastimar a su contrincante pese a algunas insinuaciones. En tanto que el elenco de la banda, con los ingresos de Auzqui y De La Cruz, supo explotar espacios y manejar bien la pelota para ganar el cotejo con suma autoridad.