Luego de un gran primer tiempo, donde supo ponerse dos goles arriba en el marcador, River terminó empatando y sufriendo ante Unión de Santa Fé. Así, no puede volver al nivel del año pasado y sigue sin levantar cabeza en cuanto a resultados.

El Millonario y el Tatengue se enfrentaban en el campo minado del Monumental, donde Gallardo decidió poner un equipo alternativo, mientras que Madelón volvió a repetir el once titular para llevarse algo de Núñez

Y el partido comenzó muy bien para los locales. Ya a los 4 minutos, Cavenaghi metió la primera que tuvo, tras un desvío por un tiro de Ponzio, que el 9 atrapó para definir al segundo palo.

Con el gol, el Tatengue empezó a arriesgar y se encontró con una defensa sólida y un mediocampo que generaba mucho peligro por los costados. Así llegó el segundo, luego de un centro de Mayada, que Castro no pudo contener, generando un rebote que Driussi mandó al fondo de la red.

2-0 para un River arrasador y de gran nivel, que parecía que se iba a llevar por delante a los santafesinos, a pesar de tener mayoría de juveniles.

Pero Unión reaccionó en el segundo tiempo. Los cambios le dieron juego a los de Madelón, que aprovecharon muy bien las ocasiones de gol y la tremenda siesta que se durmió el equipo de Gallardo.

El descuento llegó luego de un cobro rápido de una falta que Gamba concluyó en gol. Después, cuando Cavenaghi (Gallardo lo tendría que haber sacado sin lugar a dudas) y compañía no sabían aprovechar los espacios, Unión se encontró con un error grosero de Chiarini, que se distrajo con el intento de desvío de Guerra y terminó buscando la pelota dentro de su arco.

Así, River vuelve a perder puntos increíbles en su propia casa. Está claro que la falta de precisión a la hora de definir volvió a ser fundamental. Los de Núñez tuvieron un sin fin de oportunidades que no fueron aprovechadas por sus delanteros. Tal vez, la entrada de Boyé por Cavenaghi hubiese solucionado alguno de los problemas ofensivos del segundo tiempo. Todos esperaban el cambio, menos Gallardo.