Los de Marcelo Gallardo no tuvieron la frescura de otros partidos y sacaron un buen 1-1 en Sarandí, que les permite continuar sin derrotas, seguir en la cima del campeonato y estirar la ventaja con los escoltas a cuatro unidades. Hugo Nervo, de penal, abrió el marcador para los de Palermo, pero un minuto más tarde, Leonardo Pisculichi clavó la igualdad definitiva.

Viajar a Sarandí siempre es una parada de riesgo para cualquier equipo. También lo fue para el puntero River, que sin el fútbol de alto vuelo de otros partidos, logró un empate justo en un partido que se le planteó parejo y en el que no lo ayudo mucho las condiciones del terreno de juego. Fue 1-1, que le permite al “Millonario” mantener el invicto, la punta del certamen y pasar otra prueba en un torneo que lo tiene como el máximo favorito a quedarse con el título. Meritorio lo de Arsenal, que le jugó de igual a igual, y por momentos, puso en aprietos a los de Gallardo.

La lluvia volvió a ser protagonista del encuentro entre Arsenal y River. Por suerte, las condiciones climáticas no fueron tan adversas y el campo del “Julio Humberto Grondona” bancó la parada contra el agua. Las secuelas del campo mojado las padeció el conjunto de Marcelo Gallardo, que no pudo lucir el juego vertical y veloz que lo caracteriza. Apenas un remate de media distancia de Leonardo Pisculichi fue lo mejor de la visita en los primeros minutos.

Con el correr de los minutos los de Sarandí se acomodaron mejor y encontraron en el pibe Sebastián Palacios el arma fundamental para complicar a la defensa “Millonaria”. Se emparejó el trámite y los del Viaducto controlaron los avances de River haciendo hincapié en un mediocampo fuerte y tapando los espacios de tres cuartos de cancha hacia atrás. Mora pudo haber puesto en ventaja a los de Gallardo, pero el travesaño le negó el gol y se fueron al descanso en cero.

El complemento fue otra cosa: los dos equipos salieron a buscar la victoria (Arsenal siempre más cuidadoso) y entretuvieron de lo lindo. A los 3’, Ramiro Funes Mori bajó a Palacios en el área y Hugo Nervo, desde los doce pasos puso en ventaja al local. Casi sin despeinarse, al minuto, Leonardo Pisculichi tomó un rebote en el área de un remate de Mora y ajustició a Esteban Andrada para sellar el empate.

A partir de ese momento fue todo de ida y vuelta: Arsenal lo tuvo con una apilada de Damián Pérez y más tarde con una buena definición de Palacios por encima de Barovero que Mercado sacó de la línea. Los de Núñez también tuvieron las suyas: Mora exigió una tapada espectacular de Andrada al ángulo y el ingresado Boyé tuvo la suya pero volvió a aparecer la figura del uno del “Arse”.

Herrera pitó el final y con sensaciones ambiguas tanto River como Arsenal hicieron negocio. Los de Núñez mantienen el invicto y estiraron la ventaja contra los escoltas a cuatro puntos. Para los de Sarandí, un punto que suma y la sensación de que pese a no ser su mejor torneo fueron el equipo que más complicó al mejor del certamen.