Si bien se rumoreaba una dura sanción contra Gabriel Mercado, los dirigentes de River eran optimistas y esperaban un guiño de parte del tribunal de disciplina, ya que el informe del árbitro  colombiano, Adrián Vélez, fue severo. Sin embargo, la Conmebol decidió mantener su política de rigor frente a agravios y sancionar al jugador argentino por tres fechas.

En tierras mejicanas, el conjunto millonario vivió un final atrapante, luego de conseguir un empate agónico sobre la hora, frente a Tigres. Cuando el juez decretó el final del partido, Mercado encabezó un grupo de futbolistas de River que fue a increparlo, a insultarlo, aunque sin motivos razonables de protesta. Con el juego ya consumado, el árbitro Vélez aplicó con rigurosidad el reglamento y le mostró la tarjeta roja al ex Racing.

La actitud infantil del lateral generó un dolor de cabeza para Gallardo, quien tenía en mente formar una línea de cuatro bien definida frente a su clásico rival, considerando el poderío ofensivo de Boca, que suele atacar con tres delanteros. Ante la sensible baja, al cuerpo técnico se le abre un abanico de posibilidades para reemplazarlo.

Si decide mantener el esquema defensivo, surge la chance para Solari o Mayada, aunque también podría desplazar a Maidana al lateral e incluir a Pezzella y Funes Mori en la zaga central. De optar por una línea de tres en el fondo, alinearía a Maidana, Pezzella y Funes Mori, pasando Vangioni al mediocampo. Lo cierto es que Gallardo nunca pudo encontrar una variante eficaz para cubrir el lateral derecho, cada vez que Mercado se ausentó de las canchas.

Cada vez falta menos para el clásico más apasionante del mundo, y los técnicos comienzan a diagramar lo que serán, seguramente, los encuentros más trascendentales de su carrera.