En el Monumental, el equipo de Gallardo, con un mix de titulares y suplentes pensando en el duelo ante Tigres por la Libertadores, fue superior y se quedó con la victoria por 1 a 0 gracias al tanto de Carlos Sánchez. Los de Bauza pecaron de timoratos y ahora comparten la punta con el Millonario y Rosario Central; todos con 18 unidades.

A River le alcanzó con poco para volver a ganarle a San Lorenzo. Con el peso de la historia (el Millonario lleva 22 partidos de ventaja)  los de Gallardo, hicieron fácil lo difícil con un mix de titulares y suplentes ante el puntero del campeonato, que casi no llegó al arco de Barovero. Carlos Sánchez se volvió a vestir de verdugo del Ciclón como en la Recopa Sudamericana y le permitió a los de Núñez llegar a la punta junto con el Ciclón y Rosario Central, al menos, hasta que juegue Boca.

Del primer tiempo hubo poco para rescatar. River con mayor ambición manejo la pelota aunque le faltó profundidad de tres cuartos en adelante. A San Lorenzo le costó todo: recuperar la pelota, hacer dos pases seguidos, lograr una jugada coordinada. Le peso ser protagonista en el Monumental y optó por esperar ante un Millonario muleto y pálido de ideas.

El arranque del complemento fue parecido en cuanto al desarrollo, aunque los de Gallardo lograron romper la paridad en los pies de Carlos Sánchez. La defensa de la visita durmió y el uruguayo apareció solo y conectó sin marca delante de Torrico para poner el 1 a 0 y estampar su tercer gol consecutivo para el Millonario ante el Ciclón.

De ahí en más, los de Gallardo solidificaron la labor y San Lorenzo solo pudo acercar peligro sobre el final con el ingreso de Leandro Romagnoli. El “Pipi” fue lo más claro de los de Bauza en todo el partido. En tan solo un cuarto de hora hizo un zafarrancho en el fondo del local y le dio la posibilidad a sus compañeros de hacer trabajar a Barovero. El empate  lo tuvo Héctor Villalba, pero como en la Recopa Sudamericana, “Trapito” sacó chapa bajó los tres palos y le permitió a River quedarse con la victoria sufrida pero merecida.