Los Millonarios ganaron 3-1 a Libertad en los casi 40ºC de Asunción después de dos interrupciones por corte de luz que pararon el partido 40 minutos en total. Carlos Sánchez, Sebastián Driussi y Giovanni Simeone marcaron los goles luego del grito de Claudio Vargas y el penal errado por Hernán Rodrigo López.

El partido fue ampliamente favorable a los argentinos, salvo por unos diez minutos durante la primera mitad en donde los locales tuvieron la pelota y llegaron al área. Pero por la izquierda River se hizo un festín con los desbordes de Leonardo Pisculichi y Ramiro Funes Mori.

Uno de los que más tocó la pelota en ese periodo fue Lucas Boyé, pero siempre tuvo problemas para controlar el balón y sacar remates, aunque siempre estaban para los relevos Rodrigo Mora y Carlos Sánchez.

Pese al dominio del equipo de Marcelo Gallardo – que venía de eliminar a Godoy Cruz – en el primer minuto de tiempo recuperado, cuando los de rojo ya estaban pensando en el descanso, Vargas vio el hueco y sacó un impensado remate de fuera del área que agarró fuera de posición a Marcelo Barovero.

Al segundo tiempo salieron mejores los locales, y a los once minutos Germán Pezzella metió la mano para parar el remate de Gustavo Mecia. Pero antes de que López pudiera acomodar la pelota se cortó la luz y el estadio se mantuvo a oscuras 25 minutos. Después de larga espera, con especulaciones de cuándo podía jugarse el partido en caso de tener que suspenderse, el ex volante de Vélez se puso frente al antiguo arquero del Fortín, pero la pelota se fue demasiado hacia la derecha.

De ahí en más el jugador local se fue de partido, mientras los de Nuñez se revitalizaron luego de sentirse eliminados. Fue así como a los 61 minutos Sánchez empujó la pelota luego de que Funes Mori se zambullera para evitar que la pelota se fuera por el fondo, pero fue dudoso el gol porque el árbitro Víctor Carrillo de Perú no estaba seguro si valía.

Pero mientras todavía hablaba con su asistente para confirmar el empate, la luz volvió a apagarse. Mientras la gente se iba, los dirigentes riverplatenses estaban indignados ante la situación, pero ahora querían jugarlo al saber que podían dar vuelta el resultado.

Un cuarto de hora después sacaron del medio, pero el partido volvió a ser como el del principio con los visitantes siendo dominadores. Fue así que a los 72 minutos gritó el ingresado Driussi tras una perfecta habilitación de Mora aguantando con dos defensores. Las piernas frescas de los jóvenes delanteros de River dieron resultado porque cinco minutos más tarde Pisculichi la tire larga para que Simeone quedara mano a mano y definiera por encima de Rodrigo Muñóz.

Luego apareció la figura de Néstor Camacho en los Albinegros – que le ganaron a Nacional de Potosí de Bolivia y Barcelona de Ecuador -, pero estaba demasiado solo en la batalla contra los defensores argentinos, y así la victoria se fue para Buenos Aires.

El próximo miércoles a las 21:30hs será la revancha, con el ojo puesto en el partido que a las 19hs protagonizarán Peñarol y Estudiantes en Montevideo (el Pincha ganó 2-1 en La Plata). Además el martes Lanús – campeón defensor – recibirá a Cerro Porteño luego haber perdido 1-0 la ida, y el jueves Boca viajará al estadio de Capiatá tras perder el miércoles por la mínima.

Por el otro lado del cuadro se enfrentarán Emelec de Ecuador vs. San Pablo de Brasil y Universidad César Vallejo de Perú vs. Atlético Nacional de Colombia.