En “Old Trafford”, el “niño malo” volvió a marcar luego de ocho partidos sin convertir y le dio los tres puntos a los Diablos Rojos ante el Sunderland por 2-0. Di María y Rojo fueron titulares en el equipo de Van Gaal, que está lejos de la pelea por el título, quedó a un punto de meterse en las competencias internacionales.

Por la jornada 27 de la Premier League, el Manchester United dio otro paso para volver a las competiciones europeas al ganarle por 2-0 al Sunderland. Es que lejos de la pelea por el título, los “Diablos Rojos” necesitan volver a los primeros planos y la última esperanza que les queda es meterse en el último lugar del podio para clasificarse a la Europa League (quedó a un punto del Arsenal).

La victoria ante los “Gatos Negros” en el Old Trafford trajo no solo la alegría por los tres puntos, sino que sirvió para que Wayne Rooney se reencontrara con la red tras ocho partidos. El goleador marcó los dos tantos del partido (el primero de penal y el restante  de cabeza, aprovechando un a floja respuesta del arquero) y terminó con la peor sequía de su carrera.

En el conjunto de Louis Van Gaal fueron titulares los argentinos ángel Di María-salió en el complemento- y Marcos Rojo, mientras que por el lado del Sunderland, Santiago Vergini ingresó en la segunda mitad y Ricardo Álvarez ni siquiera fue convocado por el entrenador uruguayo Gustavo Poyet.