En el mundo de la belleza, hoy en día, se está dando mucha importancia a este nuevo tipo de cosmética. Se trata de cosméticos que aportan bienestar y que, para ello, en sus formulaciones suman ciertos activos que se extraen de la naturaleza y que estimulan a través del olfato, las neuronas de la felicidad a nivel del cerebro.

Existen centros de salud tales como Universo Garden Angels, que se especializan en la materia en cuestión: la cosmética emocional.

Entre algunos de sus componentes podemos mencionar: las esencias florales, los aceites esenciales y vegetales y ciertas plantas adaptógenas como, por ejemplo: astrágalo, rhodiola y schisandra, que ayudan al organismo a poder adaptarse a los cambios.

La finalidad de la cosmética emocional es tanto terapéutica como cosmética. Pueden aumentar la energía y la capacidad del organismo para soportar el cansancio, el estrés y los desequilibrios emocionales.

Una de las principales diferencias respecto de las marcas biológicas, orgánicas y naturales, es que la cosmética emocional tiene te ofrece un plus de cuidado y control de las emociones, y lo que se busca es la felicidad en la persona que utiliza estos productos. Por otro lado, a nivel cosmético, ayuda a restablecer el equilibrio interior actuando en las emociones para así llegar a la causa de bolsas, ojeras, rojeces, arrugas, cansancio, falta de iluminación del rostro y demás patologías que se encuentran ligadas a ciertas emociones que se repiten o están estancadas y desarmonizadas.

¿Cuáles son sus beneficios?

Este tipo de cosméticos naturales – emocionales, tienen muchísimos beneficios para ofrecer, tanto para la piel, como para el estado de ánimo y, a su vez, son productos amigables con el medio ambiente. Te contamos algunos de ellos:

1- No son productos agresivos: los productos de cosmética natural y emocional tienen un gran punto a su favor con respecto a los químicos producidos por las industrias farmacéuticas, y es que en general resultan mucho más aptas y menos agresivas tanto para la piel como para nuestro cuerpo. Respetan el pH natural de cada persona y no suele provocar ningún tipo de reacción agresiva al ser aplicada.

2) Son terapéuticos: los productos de cosmética natural son siempre aplicados en los centros de belleza, bienestar y salud. Al ser incorporados por sobre la musculatura que está tensionada, por ejemplo, ayuda a relajar el cuerpo y cada músculo involucrado. Pero, además, te relajan emocionalmente.

3) Compuestos similares a los nuestros: los componentes de este tipo de cosméticos son muy similares a los compuestos propios que produce nuestro organismo. Por ejemplo, los aceites formados por ciertos ácidos grasos, que pueden encontrarse también en tu piel y que al aplicarlos permite regenerar la piel, repararla, hidratarla, nutrirla y hasta darle luz natural.

4) Mayor durabilidad: pueden durarte durante mucho tiempo, ya que su propia estructura molecular natural tarda no solamente no se descompone, sino que además su aplicación es prolongada en el tiempo, es decir, que muchas veces con una sola aplicación cada tanto ya se pueden ver ciertos beneficios en nuestra piel.

Podés conseguir muchos productos basados en cosmética emocional en muchas tiendas tales como en Universo Garden Angels, que hace 20 años se dedican al cuidado de tu piel y tu salud.