Si bien la Conmebol aún no se expidió, la AFA actuó antes y sancionó al Ciclón a que dispute el encuentro correspondiente por la séptima fecha del torneo local sin público en el Nuevo Gasómetro, a raíz de la agresión que sufrió el juez de línea Juan Pablo Belatti en la Recopa frente a River.

San Lorenzo vuelve a ser sancionado con jugar sin público por el mal comportamiento de sus hinchas. Si tal cual había sucedido en el partido ante Corinthians (la Conmebol restringió el acceso a los simpatizantes azulgranas por haber encendido bengalas en las tribunas durante la final de ante Nacional de Paraguay), por la segunda fecha de la Copa Libertadores, el Nuevo Gasómetro lucirá desierto en la jornada 7 del torneo local cuando el equipo de Edgardo Bauza reciba a Lanús.

En este caso, la sanción fue impuesta por el Comité de Seguridad a raíz de la agresión que sufrió el juez de línea Juan Pablo Bellati durante el desarrollo del encuentro de la Recopa Sudamericana ante River. La Conmebol aún no tomó cartas en el asunto sobre este incidente, aunque se espera que la pena sea más leve.

San Lorenzo aún tiene una sanción pendiente en el tintero. Es que en el clásico ante Huracán un simpatizante ingresó al campo de juego en pleno partido con la intención de agredir al técnico del Globo, Néstor Apuzzo. Los dirigentes azulgranas se movieron rápido y expulsaron al socio de por vida, como pena ejemplificadora, para amenguar la pena que deberá recibir el club por el mismo Comité.